En Clínica Veterinaria Punto Pet, comprendemos que meter a tu gato en un transportín puede ser un desafío, especialmente después de experiencias traumáticas o cuando tu felino ha estado en casa durante mucho tiempo. Queremos asegurarnos de que cada visita sea una experiencia cómoda y libre de estrés tanto para ti como para tu querido amigo de cuatro patas. Por eso, hemos recopilado algunos consejos valiosos para facilitar este proceso.

Consejos:

Refuerzo Positivo desde el Principio

Desde temprana edad, premia a tu gato por acercarse al transportín. Deja el transportín sin la puerta en un rincón de la casa, con una mantita, para que tu gato lo vea como un lugar acogedor y familiar. Esta asociación positiva ayudará a que las visitas al veterinario sean menos traumáticas.

El Trasnportín Ideal

Elige un transportín rígido en lugar de mochilas o transportines de tela. Opta por uno con techo desmontable, lo que permitirá que tu gato sea explorado en su propio espacio seguro durante la consulta. Esto evitará la necesidad de tirar de él, lo que podría causarle estrés. Además, asegúrate de que el transportín sea lo suficientemente grande para que tu gato pueda moverse cómodamente. Una puerta de seguridad también es esencial para prevenir accidentes.

Uso Correcto del Transportín

  • Coloca una mantita en el interior del transportín para que tu gato se sienta más cómodo y relajado.
  • Rocía feromonas, como Feliway, dentro del transportín unos 30 minutos antes de usarlo. También puedes introducir en el transportín bolsas de valeriana sin hilo, ya que a menudo relajan a los gatos.
  • Cubre el transportín con una manta o toalla; los gatos se sienten más seguros cuando no ven lo que ocurre fuera.

En Nuestra Clínica

Cuando llegues a Clínica Veterinaria Punto Pet, coloca el transportín en un lugar elevado, como el mostrador o una silla, para que tu gatito se sienta más tranquilo. Recuerda que es importante que tu gato SIEMPRE esté dentro del transportín en la sala de espera, para evitar riesgos innecesarios.

Despues de la Visita

Una vez que vuelvas a casa, asegúrate de limpiar a fondo el transportín para eliminar las feromonas que haya podido dejar tu gato. También, lava la mantita que estaba en el interior.

Alternativa a Gatos Esquivos

Si tu gato sigue siendo reacio a entrar en el transportín, puedes intentar ponerlo del revés o crear un «burrito» con una manta o toalla para facilitar la tarea. Si todo esto resulta imposible, no dudes en acudir a la clínica y usaremos algún relajante natural para hacer que el proceso sea más llevadero.

¿Sabías todo esto? ¿Como se lleva tu gato con el transportín?

En Clínica Veterinaria Punto Pet, estamos comprometidos con el cuidado y el bienestar de tus mascotas. Confía en nosotros para proporcionar el mejor cuidado veterinario a tus amigos peludos. ¡Estamos aquí para ayudarte a ti y a tu gato a tener experiencias más felices y saludables!

Si tienes alguna pregunta o necesitas asistencia adicional, no dudes en contactarnos. ¡Cuidemos juntos de tus adorables compañeros felinos!